neymar

Un gran partido de Pedro Rodríguez sostuvo en el liderato al Barcelona, que ganó 2-5 al Getafe en una goleada engañosa, en la que el delantero canario hizo en ocho minutos un triplete que sirvió al cuadro azulgrana para remontar un marcador adverso de dos goles.

 Antes del encuentro nadie en el Getafe se fiaba de las bajas de Neymar, Lionel Messi, Xavi Hernández y Víctor Valdés. Son cuatro futbolistas básicos y determinantes en el esquema del equipo de Gerardo “Tata” Martino. Pero, sus sustitutos aún destilan mucha superioridad para los futbolistas del club del sur de Madrid.

Con el tridente atacante formado por Cesc Fabregas, Pedro Rodríguez y Alexis Sánchez y con el regreso del brasileño Dani Alves después de un mes parado por una lesión, el Barcelona saltó al terreno de juego con una indolencia impropia para un club que lo ha sido todo en el fútbol español de los últimos años.

El primer jarro de agua fría para el Barcelona llegó con una combinación explosiva de Lafita, que asistió de tacón a Escudero, que recorrió sin obstáculos medio campo hasta plantarse delante de Pinto, a quien fusiló sin piedad.

 El Barcelona, perdido, concedió otro gol pocos minutos después. Lo hizo en una jugada de manual del Getafe. Sólo tenían que haber visto unos cuantos vídeos para protegerse de los cabezazos de Lisandro López. El argentino es un experto en rematar saques de esquina que acaban en las redes rivales. No pareció darse cuenta de eso el equipo catalán cuando nadie cubrió a Lisandro, que, solo dentro del área pequeña, hizo el segundo tras un córner botado por Pedro León.

 Era el minuto quince, quedaba un mundo por delante y, durante el segundo tercio del primer acto, el Getafe pudo ampliar su renta con más ocasiones. Sobre todo, con un contragolpe que Ciprian no pudo culminar con éxito. El rumano, en un dos contra uno cerca del área pequeña, no supo si tirar o pasar el balón a Pedro León. Al final no hizo ni una cosa ni la otra y su oportunidad se fue al limbo.

 Esa última indecisión dio vida al Barcelona, que poco a poco tomó el mando del partido y en un suspiro marcó tres goles ante la incredulidad local. Los tres, de Pedro. El primero, de vaselina tras aprovechar un pase de Cesc después de una perdida de Lafita en el centro del campo; el segundo, de fuerte disparo por la escuadra con otra perdida anterior, esta vez de Borja; y el tercero, con un remate dentro del área que justo precedió al descanso.

 El Barcelona había salvado los muebles, pero todavía quedaban 45 minutos. No estaba todo decidido y menos cuando el Getafe no tiró la toalla con la apuesta de Luis García, que sacó al campo a Adrián Colunga para sentar a Ciprian, poco acertado en el tiempo que estuvo sobre el césped. El Getafe, hundido, vio como Cesc Fabregas sentenciaba la historia con dos goles, el segundo de penalti. Fue el hundimiento para los hombres de Luis García, que sufrieron un castigo excesivo y desperdiciaron, con su impaciencia y con errores de principiante, un partido que pudieron ganar.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta