Segunda División 2013

Sin bombos y platillos Culminó el campeonato de Segunda. El campeón una de las escuadras que más invirtió, Los Caimanes, no fue el mejor de los equipos pero en un torneo que desde la segunda rueda se volvió un triangular, fue el que consiguió el mejor puntaje.

 Alfonso Ugarte se quedó con las ganas de dar la vuelta olímpica, tenía un buen plantel aunque no supo ser sólido de visita. La clave del éxito en todo torneo es ser imbatible en su feudo y afuera robar los puntos que al final te permitan hacer el puntaje perfecto. Torino en su último encuentro perdió el invicto como local ante Deportivo Coopsol, pero eso quedará en lo anecdótico.

 Lo cierto es que con poco presupuesto realizaron una campaña interesante, antes de iniciar el torneo muchos lo veían como el “patito feo”, y sobre la marcha se fue asentando y hasta las últimas fechas luchó sus posibilidades. Coopsol tuvo un buen inició pero a mitad de camino se fue desinflando.

 San Alejandro pudo hacer una mejor campaña, tenía un buen plantel, sin embargo, comenzaron muy tarde su preparación y eso les jugó en contra. Alianza Universidad el equipo que mejor atacó y el que peor defendió. Hoy en día el fútbol se rige por equilibrio y eso es lo que los huanuqueños nunca consiguieron.

 Dos de los equipos más populares Boys y Muni, han quedado en deuda con su hinchada, el primero por serios problemas económicos y el segundo por no haber sabido conformar un mejor plantel. En cuanto a Huracán y Minero, para la próxima temporada tendrán que ser más competitivos para alcanzar mayor protagonismo.

 Alianza Cristiana en pleno campeonato fue inhabilitado, la pugna dirigencial por tomar el poder lo llevaron a tocar fondo. Ni que hablar de Sport  Áncash, sus cuantiosas deudas lo hicieron desaparecer del torneo. Un campeonato que deberá mejorar su nivel para la próxima temporada, con equipos que presenten un mejor nivel futbolístico, que apueste por sangre nueva y con una economía sana.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta