kukin

Hoy ‘Kukín’ vuelve más renovado que nunca. Aquel accidente en marzo del año pasado, cuando cayó del quinto piso y salvó su vida, quedó en el pasado. Sus vacaciones en Miami le permitieron tomar nuevos aires, pero cuando volvió al Perú la tristeza lo embargó al saber que su querido Boys está a punto de desaparecer de la Segunda División.

 De un momento a otro desapareciste, ¿por dónde estuviste?

Estuve en Miami con mi Roxana (su esposa) cerca de un mes. Luego regresé a Lima y me presenté al Gobierno Regional (donde enseña fútbol a los menores), y de ahí me fui a provincias, pues tenemos una empresa de servicios generales con Roxana y gracias a Dios nos ha ido bien.

 ¿Te da pena el Boys? 

Está lleno de deudas y quizá no juegue la Segunda División… Pucha, no sabes cómo me siento de verdad, qué tristeza al saber que mi Boys querido pueda desaparecer al no pagar las deudas que tiene en la Segunda División. Un club de historia y tradición no puede desaparecer, hay que hacer algo.

 ¿Quizá te animes a hacer una cruzada? 

Si es por el Boys, sí lo haría, de verdad, no quiero que mi Boys desaparezca. Quizás aparecerán algunos incrédulos maleteándome, pero yo lo hago de corazón, yo quiero que mi Boys siga viviendo.

 Me imagino a ti haciendo una marcha por todo el Callao… 

Claro, por qué no. Iría por todo el primer puerto y con todos los hinchas rosados a pedirle a los empresarios que se pongan de pie.

 ¿Esperas que aparezca un empresario para ayudar a la rosada? 

Eso es lo que yo, todos los chalacos e hinchas del Boys estamos esperando, pero a mí me gustaría que sea Félix Moreno, como presidente de la Región y como chalaco que es él.

Por ahí también se rumoreaba el nombre de César Acuña, alcalde del Trujillo y titular de César Vallejo… 

Eso es también lo que he escuchado y he leído en los diversos diarios, ojalá sea cierto. Lo que quiero es que salven al Boys.

 ¿Cómo va tu recuperación tras la operación al fémur de la pierna derecha? 

Va muy bien gracias a Dios, más bien en estos días empezaré la rehabilitación. Ya quiero caminar, correr y comenzar a darle a la redonda. Quiero quedar bien para hacerme mi partido de despedida.

 ¿Ese es tu sueño? 

Para qué mentirte, sí es mi sueño, despedirme del fútbol con el equipo de mis amores y con el equipo que me hizo conocido en el fútbol peruano.

 Tú siempre agradeciendo a Dios… 

Así es, sé que me salvó la vida el año pasado cuando caí del quinto piso en mi casa de La Punta, y solo tuve la rotura del fémur de la pierna derecha y algunos golpes. Desde ahí volví a nacer.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta