valcke-blatter

Jerome Valcke, mano derecha de Joseph Blatter le puso fecha estimativa al Mundial del 2022 y se podría jugar entre el 15 de noviembre y el 15 de enero. 

Tradicionalmente la Copa del Mundo se disputa entre junio y julio, pero las injerencias climáticas que acarreará jugar en Qatar, dónde las temperaturas pueden llegar a superar los 50° durante esas fechas están convenciendo a los grandes cráneos de la FIFA a cambiar las fechas.

En la propuesta original del país asiático se ofrecía instalar grandes sistemas de aclimatación de los estadios para que no se sienta dentro del mismo las grandes temperaturas, pero las distintas ONGs ecológicas se oponen firmemente a esto y la solución está en cambiar de fecha.

“El Mundial de Qatar no se disputará en verano. Creo que se jugará entre el 15 de noviembre y el 15 de enero, como muy tarde”, explicó el número dos de la FIFA en una entrevista con France Info.

También admitió las dificultades de este cambio: “Tenemos que discutir con todas las partes, porque el cambio de fechas del verano al invierno significaría el cambio del mapa de la temporada de fútbol en todo el mundo”.

La polémica sobre las altas temperaturas en verano en Qatar se suma a otras sobre la atribución de la competición a ese país, como la acusación de la revista “France Football” sobre la presunta “compra” del Mundial o las supuestas condiciones de “semiesclavitud” en las que trabajan de los inmigrantes que construyen las nuevas infraestructuras.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta