Delantero

Una insólita situación se vivió en el fútbol de Grecia cuando el marfileño Serge Dijehoua se fue expulsado ayer a los 10 segundos de su ingreso y se retiró al vestuario muriéndose de risa. Lo peor es que no había hecho nada. 

Por lo general, cuando un jugador se va expulsado del campo de juego se retira muy enojado con el árbitro o con su persona por la acción que realizó. Sin embargo, en el fútbol de Grecia ocurrió una situación que despertó el interés de todo el mundo.

El jugador marfileño Serge Dijehoua ingresó para el Gylfadas porque su equipo perdía 3 a 1 ante Olympiakos Volos. Sin embargo, a los pocos segundos, el futbolista se fue expulsado en un tiempo récord, pese a que no era una acción para ver la tarjeta roja.

Lo más curioso ocurrió instantes después cuando el jugador se retiraba al vestuario muriéndose de risa.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta