mexico

El triunfo es lo único que les sirve porque una derrota les dejaría prácticamente eliminadas del camino al Mundial.

El futuro inmediato para México  y Panamá apunta a la repesca como la vía para el Mundial, aunque este viernes en el estadio Azteca también se jugarán la última oportunidad de pelear por un puesto directo con Honduras, que el mismo día recibirá a Costa Rica y tiene tres puntos más en la clasificación.

México deberá de resolver muchas dudas además de buscar el triunfo y la primera de ellas será el funcionamiento que presentará con el técnico Víctor Manuel Vucetich tras los despidos de José Manuel de la Torre, primero, y de su auxiliar Luis Fernando Tena, después.

Vucetich ha vuelto a llamar al guardameta Guillermo Ochoa, del Ajaccio francés, quien había sido excluido por el anterior técnico bajo la acusación de pretender imponerle su titularidad por encima de otros arqueros.

El técnico llamó a los mexicanos que han sido más regulares en sus equipos de Europa y la ausencia más destacada de este viernes será la de Andrés Guardado, del Valencia, y las principales novedades entre los presentes son Christian Giménez y Lucas Lobos, que harán su debut con México tras obtener la ciudadanía mexicana.

La crisis que vive es una situación desconocida para la selección de México en las eliminatorias mundialistas de los últimos 30 años, ya que no se pierde una Copa del Mundo desde Estados Unidos 1994, y ha sido causada por sus malas actuaciones como local.

El equipo cedió empates con Jamaica, Costa Rica y Estados Unidos, y una derrota ante Honduras en una situación que México quiere superar y que a Panamá le gustaría repetir en su visita de este viernes.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta