san simon union huaral

San Simón quedó a un paso de la gloria. El cuadro moqueguano ratificó que de visita es imbatible. Ayer venció 2-0 al tradicional Unión Huaral por la final de ida de la Copa Perú. El partido se jugó en el estadio Rómulo Shaw Cisneros de Chancay.

 La visita no la tuvo fácil debido a que en los primeros minutos se fue expulsado Erick Chávez. El conjunto huaralino fue con todo en busca de abrir la cuenta pero se encontró con una muralla bajo los tres palos. Miguel Díaz tuvo acciones de mucho mérito y fue crucial para soportar los constantes ataques locales. A los 32′, Miguel Silva robó un balón a la defensa y no paró hasta llegar al área.

El artillero levantó la cabeza y ubicó el balón en la parte alta de la portería, en un ángulo inatajable para el arquero rival. Cinco minutos después, los locales se llenaron de desesperación y Jonathan Obregón recibió su segunda tarjeta amarilla al cometer una falta innecesaria sobre Díaz.

 En el complemento, Huaral siguió en busca de la igualdad. El comando técnico hizo algunos cambios en ofensiva pero las cosas no variaron. A los 16′ un desborde de Miguel Silva encontró el acierto de Jorge Rodríguez, quien puso el 2-0 de manera angustiosa.

El domingo se jugará la vuelta en el estadio 25 de noviembre de Moquegua. A San Simón le basta un empate para convertirse en el nuevo inquilino del fútbol profesional.

San Simón alineó con Miguel Díaz, Víctor Vargas, Erick Chávez, Gian Carlo Franco, Jefferson Chang, Cristian ‘Choco’ Ramos, Erick Flores, Luis Molina, Gianfranco Meza, Jorge Rodríguez y Miguel Silva.

Huaral formó con Karlo Sánchez, Walter Cruz, Erick Gómez, Jonathan Asalde, Marco Salinas, Johan Macahuachi. Josef Chávez, Harold Beltrán, Benito Yllaconza, Jonathan Obregón y Luis Chizán.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta