arbitro-violencia

En la Liga de Chivilcoy, Mariano González, árbitro de AFA, tuvo que suspender el partido luego de una increíble agresión de uno de los entrenadores.

Momento de ilustrar otro repudiable hecho de violencia en el fútbol argentino. Mariano González es un árbitro que supo dirigir en Primera División y Primera B Nacional, y, que este fin de semana, le tocó estar presente impartiendo justicia en un torneo regional.

Más precisamente, González fue el árbitro del partido entre Florencio Varela e Independiente, correspondiente a la Liga de Chivilcoy. El colegiado tuvo que suspender el partido a los 22 minutos del segundo tiempo ya que el entrenador de Florencio Varela lo agredió terriblemente.

El hecho ocurrió cuando Independiente se imponía por 1 a 0 y Mariano González decidió expulsar a Guillermo Gutiérrez, director técnico de Florencio Varela. Allí fue cuando el entrenador le pegó una patada en la zona baja y varios golpes de puño en la espalda al árbitro. Cabe destacar que debió intervenir la Policía.

“Gutiérrez se molestó por una falta, entró en la cancha y me pegó una patada y un golpe de puño. No tengo ningún tipo de lesión, por suerte. No puede ser que sucedan estas cosas, pero es un episodio más. La verdad que no entieno que pasó, el encuentro era una fiesta”, manifestó el propio Mariano González en declaraciones a radio La Red.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta