Captura

Inglaterra es uno de los países junto a Estados Unidos donde más se celebra la fiesta de Halloween y el Tottenham quiso festejar el día con una pesada broma a sus jugadores que, literalmente, fue de ‘Muerte’, pues uno de los futbolistas del conjunto inglés, Kyle Walker, se encargó de asustar a sus compañeros de tal forma que algunos se quedaron casi sin respiración.

A los jugadores de los ‘Spurs’ solo les dijeron que debían entrar a una habitación oscura para grabar un mensaje de miedo. En ese momento les decían que esperaran un momento y cuando se quedaban solos y más confiados estaban, aparecía por detrás el jugador disfrazado para sobresaltarlos con un gran grito.

Sin embargo, no todos reaccionaron igual. Algunos se caían al piso de la impresión y luego la tomaban con Walker, mientras que otros permanecían impasibles y hacían que la broma fuera un fracaso absoluto.

No es casualidad que la primera víctima fuera el brasileño Sandro, pues este jugador es uno de los más bromistas dentro del cuadro londinense. Esta vez se la quisieron cobrar.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta