madrid La oportunidad era única. El Real Madrid venía levantando muchísimo su nivel y hoy tenía que vencer a un débil Osasuna que está en los últimos lugares de la tabla para igualar a los dos punteros, Barcelona y Atlético Madrid.

El comienzo no fue para nada bueno para los Merengues porque con dos goles de Oriol Riera Magem, los locales se ponían en ventaja. El elenco de Ancelotti lo buscó y llegó a la igualdad gracias a los tantos de Isco y Pepe, pero nunca encontró ese juego que viene buscando desde hace tiempo.


Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta